¿Sabe el Presidente Donald Trump lo que significa amenazar a Cuba con una invasión militar?


La Pregunta del Millón que me hago en estos días de febrero del año 2019 es que si ¿el Presidente Donald Trump de los Estados Unidos de América sabe a ciencia cierta, de verdad, lo que significa amenazar a Cuba con una invasión militar?

Realmente me ha dejado estupefacto esa amenaza del Presidente Trump; aunque en mi fuero interno lo valoro más bien como una bravuconería de barrio bajo a las que nos tiene ya acostumbrado el mandatario norteamericano.

El Presidente Trump, bajo la presión del lobby anticubano de Miami, firma la derogación de las medidas tomadas por el Presidente Obama para flexibilizar las relaciones con Cuba.

No sé si pensar que el Presidente Trump está creando todas las condiciones subjetivas y objetivas para meter al pueblo de Estados Unidos en un atolladero sin salida con amenazar a Cuba con invadirla y arrasarla con tropas de aire, mar y tierra… o si lo que hace es ensayar su misma estrategia usada con el presidente de Corea del Norte para luego decir que es casi su brother y al final decir que hasta adora a Kim Jon Un.

Espero que los generales de la Junta de Jefes de Estados Mayores (Join Staff) de Estados Unidos le aconsejen que no sería bueno para la seguridad de su país que sus fuerzas militares se lancen contra Cuba, pues nuestro país está muy cercano a su territorio continental y porque nuestros cohetes de mediano y largo alcance pueden impactar en sus bases militares en solo unos minutos y ocasionar centenares de miles de muertos en un abrir y cerrar de ojos.

Si algún analista de inteligencia de Estados Unidos lee este articulo, le recomiendo que lo tome como un «indicio de reconocimiento» de lo que podría ser la respuesta de Cuba ante un ataque armado de sus fuerzas militares contra Cuba.

Pido a esos hipotéticos analistas de la DIA (Defense Intelligence Agency), de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), de la NSA (National Security Agency) o del FBI (Buró Federal de Investigaciones), que recomienden al Joint Staff de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos tomar cartas en el asunto y que paren al Presidente Trump antes de que ya no haya remedio.

Nunca me ha gustado ser tan directo cuando abordo estos asuntos de la defensa de Cuba, pero quiero dejar caer que el ataque masivo con cohetes, aviación, la artillería de largo y mediano alcance y los atentados y sabotajes terroristas dentro de Estados Unidos es una carta que Cuba siempre tiene debajo de la manga y que quiero tengan seguro que la va a usar en caso de extrema necesidad.

Observo hoy día mucha moderación en el lenguaje de los nuevos dirigentes cubanos cuando se refieren al enfrentamiento con los Estados Unidos y lo veo muy bien, pues no tienen que arrastrarse a los niveles barriobajeros del Presidente Trump; aunque es bueno que se sepa que la «opción extrema» siempre ha estado y estará ahí, «debajo de la manga», para sacarla de la chistera, como los magos sacan sus conejos.

En mi opinión personal, considero que el Presidente Trump ni ningún mando militar ni civil de los Estados Unidos de América, está interesado en mantener estos altísimos niveles de confrontación con Cuba y que ni de lejos manejan la opción de un ataque militar de gran escala contra Cuba, dado que ellos conocen perfectamente que Cuba no es una amenaza contra la seguridad nacional de su país.

El concepto estratégico de Cuba se sustenta, ante todo, en la defensa de nuestro territorio nacional y en propiciar un mejor intercambio y un mejor entendimiento entre los dos estados vecinos; aunque tampoco es recomendable considerar que Cuba es una «mansa paloma», ya que con solo revisar su historia de enfrentamientos y guerras contra sus enemigos e invasores desde 1512 hasta 2019 podría ser eso que versa el refrán: «Para muestra, un botón».

EL LOBBY ANTICUBANO DE WASHINGTON
Los únicos responsables de la confrontación de los Estados Unidos contra Cuba han sido siempre los polìticos y empresarios de origen cubano radicados en Miami, Florida, quienes con su dinero y su influencia han logrado convertir el «asunto cubano» en un problema nacional de la política interna de los Estados Unidos.

Ante el apretado balance del Congreso y del Senado, el Presidente Donald Trump necesita de los votos del Lobby Anticubano de Miami para sacar sus leyes. Maro Rubio es fundamental.

Este «lobby» (que en Cuba definen como «mafia cubana de Miami) tiene «amarrados» a más de tres millones de votantes, que son tanto norteamericanos nativos hijos de cubanos emigrados, como cubanos nacionalizados estadounidenses y a sus familias y a sus entornos, con lo que garantizan el voto republicano en todas y cada una de las elecciones que se desarrollan en ese país y en el Estado de la Florida.

El Lobby Anticubano de Miami: Bob Menéndez, Ileana Ross y Lincoln Díaz Balart.

La necesidad de enfrentar su desbalance en las cámaras del Congreso ha forzado al Presidente Trump a aceptar algunos chantajes (u «ofrecimientos») de los congresistas, senadores y políticos mal llamados «cubano»-americanos como Marco Rubio, Ted Cruz, Bob Menéndez, Lincoln Díaz-Balart y otros, para condicionar sus votos a favor de pasar leyes del ejecutivo en el Congreso y el Senado a cambio de presionar a Cuba hasta los límites de amenzarla con una invasión militar.

Ojala que el Presidente Trump rectifique en los próximos días, aunque lo dudo, dado que quienes le arrastran en esa polìtica contra Cuba son los integrantes de ese poderoso Lobby Anticubano del Congreso de los Estado Unidos,  quienes mantienen sus cargos, sus salarios y sus millonarios ingresos extras gracias a la confrontación contra Cuba.

A estos mal llamados «cubano»-americanos jamás les ha interesado en lo mínimo el sufrimiento del pueblo cubano ni de los cubanos que sufren en Estados Unidos por carecer de empleos y de ingresos. Esa gente vive para ellos y lo único que les interesa es el dinero y sacar fajos de dólares de lo que sea.

Contrario a lo que ellos se creen al autodenominarse como «patriotas por la libertad de Cuba», en nuestro país  realmente crece el odio y el rencor profundo que siente la gente por estos anticubanos, comparable solo por el que sienten los palestinos contra los sionistas israelíes.

Este odio ya lo he percibido en mucha gente dentro de Cuba, y que paradójicamente jamás lo he notado en el pueblo cubano contra los estadounidenses nativos, lo cual se percibe en la buena onda que fluye entre los visitantes americanos y los cubanos con los que conviven o con los que a diario intercambian en sus recorridos por toda Cuba.

Ted Cruz por Texas es otra pieza clave del Lobby Anticubano de Washington para presionar a Trump a tensar las relaciones con Cuba.

Ted Cruz por Texas es otra pieza clave del Lobby Anticubano de Washington para presionar a Trump a tensar las relaciones con Cuba.

Estos políticos «cubano»-americanos a quienes yo defino como anticubanos, desprecian a la gente humilde de Cuba, a los que sienten la necesidad de viajar a EE.UU a reunirse con sus hijos, con sus nietos, con sus padres, con sus abuelos, en fin, con sus seres queridos.

A mi un padre que hace más de 30 años que no ve a sus dos hijos que residen en EEUU me confesó un día que deseaba que un cáncer consumiese a todos esos políticos cubano-americanos y a sus familias completas. Fíjense lo profundo que es este odio contra esos individuos.

Sin embargo, no sienten ni por asomo lo mismo contra los presidentes de EE.UU. que han firmado esas leyes, pues saben que son rehenes de esta llamada «mafia cubano-americana».

ENCRUCIJADA DE LOS NUEVOS EMIGRADOS CUBANOS EN EE.UU.

Las primeras oleadas de emigrantes cubanos hacia estados unidos a partir de 1960 fueron mayoritariamente políticas, pues en su casi inmensa mayoría se trataba de magnates, latifundistas, monopolistas, empresarios y personas a los que la Revolución Cubana expropió sus industrias, sus tierras y sus negocios.

En 1970, ya la emigración se mezclaba entre personas que no deseaban continuar en Cuba por sus convicciones políticas e ideológicas junto con otros que emigraban para unirse con sus familiares que habían abandonado Cuba en la década del 1960´s.

Casi el 100% de los emigrados cubanos salió hacia Estados Unidos uy en especial hacia Miami, atraidos por la propaganda de que allí iban a poder resolver sus problemas económicos. A unos les fue bien, a otros no y algunos están regresando a Cuba en el llamado "proceso de repatriación".

Casi el 100% de los emigrados cubanos salió hacia Estados Unidos y en especial hacia Miami, atraídos por la propaganda de que allí iban a poder resolver sus problemas económicos. A unos les fue bien, a otros no y algunos están regresando a Cuba en el llamado «proceso de repatriación».

Ya en los años 1980´s las nuevas oleadas de emigrantes solo tenían vínculos un poco más lejanos con los que emigraron en los 1960´s y sus objetivos esenciales eran el buscar una nueva vida y obtener ingresos para poder ayudar a sus familiares en Cuba, es decir, que era esencialmente una emigración económica.

Tal vez todos estos cientos de miles de nuevos emigrados cubanos en Estados Unidos no esperaban que se convertirían en rehenes de ese núcleo anticubano intransigente que les instaba a definirse claramente: O estas con Cuba o estás contra Cuba.

De esa manera, como se imaginará, cada cual luego optó por varias variantes: irse a otros estados mas «americanos» para alejarse del «cubaneo anticastrista», moverse a otros países como México, Canada y España, o quedarse en Miami.

Conozco a cientos de cubanos que viven allí y cuando les pregunto, cada cual me cuenta su versión y otros sencillamente no quieren ni hablar, porque sienten miedo de expresarse.

Algunos tuvieron que irse porque hubo unos años muy duros y eran jóvenes que tenían otros objetivos en la vida. Corrían entonces en Cuba años de extremismo, de oportunismo, de revisionismo y de todo lo peor.

Entonces la gente que tuvo que emigrar, llegaron a Estados Unidos, España, México y allí hicieron sus vidas. Unos pudieron levantar presión, otros se acomodaron más o menos, otros tuvieron que pasar hambre, otros entraron a prisión y cumplieron condenas cortas, medianas y largas.

En fin, que esto de la diáspora cubana da para hacer una enciclopedia.

El concepto que se maneja de «exilio cubano» ya no aplica para las últimas oleadas de emigrados, que salieron de Cuba hacia Miami y EEUU en general buscando abrirse paso y mejorar su situación económica.
Esos cientos de miles de cubanos no entran en toda esta politiquería barata que alientan los lobbies anticubanos de Washington.

Por tanto, en lo que respecta a mi, soy muy respetuoso de la manera que cada cual piensa y se expresa.

Para poder mantener nuestras amistades y nuestros lazos familiares, algunos hemos decidido marcarnos una única línea roja: el respeto mutuo y hacia los demás. Cada cual tiene sus puntos de vista formados y lo que tenemos es que poder al menos dialogar con respeto.

A mi ninguno de ellos me va a poder convencer de defender a la Revolución Cubana con los dientes y a costa de lo que sea, pero tampoco trataré yo de convencerles de que renieguen de sus principios.

CUBA ESTÁ ARMADA HASTA LO DIENTES
Los seguidores ciegos de Estados Unidos dicen o repiten como papagayos que si Estados Unidos hubiese querido acabar con Cuba, en una hora lo hubiera hecho, pues parece que ven muchas películas de Hollywood donde se exalta la supremacía militar de ese país vecino.

Si las administraciones sucesivas que durante 60 años no han podido acabar con la Revolución Cubana no ha sido porque no lo hayan intentado; sino, sencillamente, porque no han podido.

¿Para qué EE.UU. rodea a Cuba con bases militares ubicadas en el Sur de la Florida, Las Bahamas, Guantánamo, Puerto Rico, las Islas del Caribe y Centro América?

Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, o sea, los jefes militares, los estrategas del Pentágono, saben perfectamente que una guerra contra Cuba sería económica, política y socialmente inviable, tanto por la cercanía territorial de Cuba como por el nivel militar de sus fuerzas armadas y sobre todo, por sus estrategias de guerra.

Aclaro nuevamente que lo que voy a escribir aquí es mi opinión personal basada en mi libertad de pensamiento y de mi libertad de expresión y que bajo ningún concepto estos puntos de vista tienen ninguna vinculación con ninguna institución cubana, ni militar ni civil y que por tanto yo soy el único responsable de mis palabras y de mis opiniones y de mis conclusiones.

Confío en que Cuba y EE.UU. se arreglen de una vez y para siempre como iguales en el respeto mutuo y en el entendimiento común, para que jamás tengamos un escenario de guerra entre los dos estados vecinos.

La apertura protagonizada por el Presidente Barack Obama indicó en un tiempo muy breve que en los Estados Unidos existe un tremendo interés en empresarios, banqueros, ejecutivos, trabajadores, estudiantes, militares, civiles, funcionarios y gente normal, de mantener relaciones bilaterales amistosas alejadas de cualquier confrontación.

A partir de estas consideraciones, debo aclarar que si los estrategas militares de los Estados Unidos no se han decidido a organizar una escalada militar directa contra Cuba, se basa en las siguientes razones:

CUBA LANZARÍA ATAQUE MASIVO CONTRA ESTADOS UNIDOS

1- En el instante en el cual Cuba posea por medios de inteligencia la prueba real y fehaciente de que las fuerzas armadas de Estados Unidos han decidido comenzar una agresión militar armada y bélica contra nuestro territorio nacional, se activará todo el potencial militar cubano en toda su magnitud.

Ello implicará la activación de todos los protocolos de inteligencia y contrainteligencia con países aliados y amigos para verificar que, efectivamente, tropas de los Estados Unidos se están embarcando en las principales bases aéreas, navales, aeronavales y terrestres para iniciar una invasión contra nuestro país.

Ojalá que no tengamos que regresar a los tiempos de la Guerra Fría; pero todo parece indicar que el Presidente Trump está empeñado en hacerlo.

Por tanto, se activaría toda la cohetería de largo y mediando alcance que pueda ser empleada para realizar un ataque masivo y fulminante contra todas las bases más próximas a Cuba, tales como The Southern Command Headquarters, Patrick, Cudjoé key, Key West, Macdill, Fort Lauderdale, Opa Locka, Homestead y otras instalaciones militares ubicadas en el Estado de la Florida, los Cayos del Sur de la Florida e incluso, se lanzarían cohetes contra otras bases como Guantanamo NAS (Naval Air Station, cayos de Las Bahamas y Roosevelt Roads en Puerto Rico, esta última no muy probable de ser un objetivo inmediato.

El estimado inicial de muertos en todas esas bases y tal vez ciudades próximas y comunidades militares de esas instalaciones, se estima en las primeras 3 horas desde el inicio de los lanzamientos, en unos 300,000 personas mientras que los daños materiales serían inestimables, valorados en miles de millones de dólares.

Analistas avezados en esta fase consideraron siempre que ya tras este ataque masivo con cohetes lanzados simultáneamente contra todos o algunos de los objetivos citados crearía una situación de pánico tal, que el Joint Staff tomaría la decisión de abordar inmediatamente el embarque de tropas desde la 82 División Aerotransportada de Fort Bragg, Carolina del Norte y desde la 101 División de Asalto Aéreo Fort Campbell, en el estado de Kentucky.

Tras el surgimiento de la Revolución Cubana en 1959, las sucesivas administraciones de Washington llenaron de bases militares y centros de espionaje todo el sur de la Florida y los cayos de Bahamas, así como de otras islas del Mar Caribe.

Los cohetes de los que Cuba dispone en la actualidad son de corto y mediano alcance, dedo el carácter defensivo de sus sistema antiaéreos, pero ya van rodando comentarios que tras la amenaza del Presidente Donald Trump de lanzar una ofensiva militar para «acabar con el socialismo en Cuba», en Rusia comienzan de nuevo a circular aires de guerra.

La cohetería cubana podría rearmarse con misiles mucho más poderosos y de alcance medio, capaces de alcanzar objetivos más al norte del Estado de la Florida.

Valeri Rashkin y Serguéi Óbujov, diputados del Partido Comunista ruso en la Duma, enviaron un mensaje al presidente Vladímir Putin y al ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, a desplegar misiles rusos en Cuba como pasó en 1962 y reabrir el centro de espionaje radiotécnico en Lourdes, en respuesta a informaciones sobre la posible instalación de sistemas de misiles estadounidenses HIMARS en Turquía, informa RIA Novosti, noticia de la que se hizo época el portal Cuba en Miami.

“Hoy en día, Rusia se ha posicionado en la palestra internacional como una gran potencia, por lo tanto, es de suma importancia para nuestro país restaurar activamente las perdidas relaciones económicas y militares con los países aliados, entre los cuales sin duda se encuentra Cuba”, concluye el mensaje de los diputados comunistas.

“En primer lugar, la situación en Cuba ahora es otra: este país ha restablecido las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. En segundo lugar, nuestro supuesto despliegue de misiles no mejoraría la seguridad de Rusia. Por lo tanto, es más bien una propuesta populista que contradice los intereses de la seguridad de nuestro país”, dijo Dzhabárov citado por el periódico Izvestia.

¿Con cual hipótesis nos quedamos?

Los nuevos aires de guerra de la Administración Trump están propiciando un nuevo rearme de Cuba.

TRAS LOS COHETES IRÍA LA AVIACIÓN A REMATAR

2- Casi al agotarse todas las reservas de cohetes, saldrían de inmediato los cazabombarderos de las bases aéreas de San Antonio de los Baños, Santa Clara y Holguín, a realizar operaciones de protección de las líneas defensivas cubanas, en especial las ubicadas en la Costa Norte, entre Camagüey y Pinar del Río.

La misión de la Guardia Aérea estaría encaminada, tanto para establecer combates aéreos contra los bombarderos que pudieran despegar desde otras bases más lejanas a Cuba en el Golfo de México y estados más al norte, como para ir a rematar lo que pudiera haber quedado de las bases bombardeadas con cohetes del Sur de la Florida.Estas misiones serían prácticamente suicidas, realizadas desde Cuba a ras de mar, por lo cual los sistemas de intercepción de la defensa antiaérea de Estados Unidos prácticamente no podría evitar su entrada al espacio aéreo de esas bases ni sus ataques para derribarlos.

En esa segunda fase se estima que habrían muerto unas 20,000 personas más en esas bases militares y sus comunidades próximas.

Los aviones de combate de la Fuerza Aérea Cubana están a solo minutos de las aguas jurisdiccionales y del territorio continental de los Estados Unidos, en su área de defensa del Sur del Estado de la Florida.

LUEGO, NO QUEDARÍA OTRA QUE RESISTIR LOS BOMBARDEOS DE EE.UU.

3- Concluida esta fase, si el Joint Staff decide continuar su escalada, ya a Cuba solo le quedaría la opción de resistir sobre el terreno y prepararse para combatir contra los refuerzos que llegarían por aire y mar desde otras bases como Corpus Christi, en Texas y Norfolk, en Virginia, distantes por mar a entre tres y cinco días de navegación.

En ese período, la US Air Force habría lanzado ya al aire a al menos 10 unidades estratégicas de reconocimiento aéreo tipo SR-71 y de exploración radio electrónica tipo RC-135 para apoyar a su aviación de combate que entraría luego a bombardear La Habana y las principales bases aéreas, navales y terrestres cubanas.

La organización interna en Cuba de las tropas especiales, la defensa antiaérea y las fuerzas terrestres – junto con las Milicias de Tropas Territoriales- ya tendrían que dar continuidad a una guerra de guerrillas a como de lugar hasta expulsar nuevamente a kas fuerzas invasoras de los estados Unidos.

Aquí en lo personal tengo dudas sobre la capacidad de poder derribar con cohetes antiaéreos las primeras incursiones de los SR-71 y de los RC-135 o de otras unidades aéreas de inteligencia como los E-1A en sus versiones más modernas.

Recuerdo que en pruebas de disparos ultrasónicos siempre fuimos capaces de impactarlos en sus vuelos semanales de reconocimiento e incluso una vez se les impactó cuando estaban haciendo reabastecimiento aéreo sobre el Golfo de México al amanecer, pero confieso que en este concepto tengo algunas lagunas que me impiden ahora hacer ciertas conclusiones o pronósticos.

EE.UU. HABRÍA ENCHINCHADO A UN AVISPERO DE TERRORISMO MUNDIAL

4- Al tiempo que se hubiese iniciado la Fase 1. de lanzamiento de cohetes y la fase 2. de bombardeos aéreos, varias decenas de miles de agentes infiltrados (sembrados) en el territorio continental de los Estados Unidos, cuyo estimado es de más de 64,000, se auto activarían para acometer operaciones francamente terroristas.

Estos ataques terroristas estarían dirigidos contra cientos de instalaciones militares de los Estados Unidos a lo largo y ancho de su territorio continental y en bases de ultramar.Los resultados de estas acciones son imprevisibles; pero los estudios siempre han indicado que serían catastróficas por su carácter de simultaneidad, por la virulencia de las mismas y en especial por su carácter suicida.

En este terreno prefiero no incursionar pues lo desconozco totalmente, dado que todos esos comandos y soldados individuales actuarían de manera solitaria y porque no solamente son cubanos; sino de muchas nacionalidades.

Todos han sido reclutados y preparados individualmente a lo largo de décadas como expertos en explosivos, en colocación de bombas, en voladura de puentes e infraestructuras estratégicas, no se conocen entre ellos y responden solamente a un oficial de control, que es su único contacto en Cuba.

Muchos de estos agentes en el extranjero y de esos oficiales de control en Cuba, hoy están muertos, son mayores de edad o se trata de nuevos jóvenes en activo; pero en todos los casos son tropas que mantienen su preparación combativa y que responden a la Orden Numero Uno en el Ordeno Número Uno del Comandante en Jefe que dice que «la orden de combatir siempre está dada.

Por tanto, para actuar no necesitan órdenes directas; sino el conocimiento de que los Estados Unidos de América han iniciado una agresión militar contra Cuba.

Se trata de soldados fieles al 100% a la Revolución Cubana y sobre todo al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz hasta el ultimo segundo de sus existencias. Estas huestes se consideran el 5to Ejército Cubano.

AL FINAL NO QUEDARÍA OTRA QUE VOLVER A LAS MONTAÑAS Y LOS LLANOS EN GUERRILLAS

5- Tras este último recurso que podría convertirse en una verdadera guerra terrorista duradera a lo largo de años, la única opción que Cuba tendrá será la de esperar finalmente que las tropas de los Estados Unidos logren imponer su poderío numérico y tecnológico logrando realizar cruentos bombardeos sobre bases militares, objetivos económicos, infraestructuras básicas y que desembarquen por numerosos puntos de Cuba.

Ante esta hipotética pero lógica realidad, se activaría de manera definitiva el sistema de la Guerra de Todo el Pueblo implementado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, y primero se trataría de resistir en La Habana y en otras ciudades costeras por las que se realicen los desembarcos.

La Guerra de Todo el Pueblo es el concepto más extendido en Cuba y ha preparado a millones de ciudadanos para resistir en las peores condiciones.

En todas estas ciudades y sus principales accesos a puntos neurálgicos, ya están dispuestos todos los minados de carreteras, puentes y vías de acceso de tropas terrestres y navales, así como los obstáculos de hierro y acero que se colocarían en autopistas y carreteras factibles de ser usadas como pistas de aterrizaje.

Miles de francotiradores preparados desde su niñez, adolescencia y juventud, estarían ya apostados en sus puestos de combate con todo el material bélico y de sustento necesario para acometer sus acciones a lo largo y ancho de Cuba.En cuanto a la última fase de guerra  de guerrillas, todas las montañas cubanas están fortificadas y disponen de los los principales medios de subsistencia y almacenamiento de armas y municiones de todo tipo.

Todo este sistema se ha estructurado a partir de las propias experiencias de las Milicias de Tropas Territoriales (MTT) y hemos contado con el asesoramiento de combatientes de Vietnam, Rusia y de otros países, expertos en guerra de guerrillas.

También se han asimilado las experiencias de combatientes árabes, basadas en sus tácticas de lucha urbana en las cruentas guerras que han tenido que librar en Argelia, Libia, Siria e Iraq.

Marcha de revista de las tropas, durante la ceremonia de graduación de la promoción Aniversario 61 del Asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, de los alumnos de la escuela Interarmas de las FAR “General Antonio Maceo”, “Orden Antonio Maceo”, en Ceiba del Agua, provincia de Artemisa, el 23 de junio de 2014.
AIN FOTO/Marcelino VAZQUEZ HERNANDEZ/sdl

En fin, que ya a partir de este último escenario, tendremos que estar preparados para resistir durante años, como hicieron nuestros heroicos guerrilleros indios y mambises en las guerras contra España desde 1511 hasta 1959.

Todos los escenarios están contemplados, tanto el de la Reconcentración de Wayler en la guerra contra España, como la política de Tierra Arrasada llevada a cambo por el Ejército de Estados Unidos de América en Siria e Iraq.

Guerra de todo el pueblo en Cuba, es la concepción estratégica para la Defensa Nacional, que resume la experiencia histórica de la nación en lo tocante a enfrentamientos contra enemigos numérica y tecnológicamente superiores, indica Ecured.

Se basa en el empleo más variado y eficiente de todos los recursos materiales y morales de la sociedad, organizados en el Sistema Defensivo Territorial, como sustento de la capacidad defensiva del Estado. Es el fundamento de la Doctrina Militar del Estado Cubano y expresa la solución de masas dada por la dirección de la Revolución a los problemas de la Defensa Nacional. Suele resumirse al afirmar que, en caso de una agresión militar en gran escala contra Cuba, cada ciudadano tendrá un medio, un lugar y una forma de enfrentar al enemigo hasta lograr la victoria.

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz fue el máximo propulsor de este concepto en el X Congreso de la CTC, el 18 de noviembre de 1959:  “. . .Y cuando cada casa sea una fortaleza, cuando cada calle, cada árbol, tenga un hombre que lo defienda y los obreros sepan combatir y cuando al lado de esa fuerza, esté la fuerza de los campesinos, en cada cooperativa, en cada pedazo de tierra… ¿Quién podrá vencer esta Revolución?.”

Acerca de Roberto A. Paneque Fonseca

Periodista cubano. Cuban journalist. Ver todas las entradas de Roberto A. Paneque Fonseca

7 respuesta a «¿Sabe el Presidente Donald Trump lo que significa amenazar a Cuba con una invasión militar?»

Debes haber iniciado sesión para comentar.

Cuba Travel Today

Servicio de Información Turística

Juliosotoangurel's Blog

Just another WordPress.com weblog

Cuba Consulting Corporation

Como invertir en Cuba | How to invest in Cuba today

Café Taberna Alabanda Bar-Restaurante

COMIDA CASERA - HECHA CON CARIÑO

Destellos del Guaso

Blog para compartir historias y acontecimientos de Guantánamo, Cuba y el mundo

Travel Trade Caribbean

Noticias de Turismo en el Caribe

Programador php freelance's Blog

Just another WordPress.com weblog

Abel Alazo

Art Director - Producer

Javier Trejo

Para mis amigos, mi comunidad y los amantes de la literatura

Roger 4 Pro Rel

In no way can sport be considered a luxury object. Pierre de Coubertin

Jetpack

The ultimate WordPress plugin for security, backups, site performance, and growth tools

De donde crece la Palma

Un hogar para los que aman cuba

Negra cubana tenía que ser

Feminismo antirracista decolonial abolicionista

Visión desde Cuba

La verdad como premisa, aunque duela

Blog de cómic

Un Periodista Cubano con Criterio Propio

A %d blogueros les gusta esto: